Últimamente la ansiedad como que se ha vuelto bastante común en nuestra sociedad.  Muchos profesionales lo asocian con la proliferación (aja, palabra de domingo para que veas que tengo un diccionario en mi casa) de las redes sociales.  No es que facebook nos cause ansiedad, el compararnos constantemente con los demás aporta a la ansiedad.

A mí lo que me ocupa es que ya hasta la hemos aceptado como si fuera una alguien que de una forma u otra toma decisiones por nosotros.  ¿Alguna vez has escuchado o te has sorprendido diciendo algo como: “déjame hacer esto porque me da ansiendad”?  Obviamente, uno procura evitar cosas que nos hagan sentir incómodos…pero ¿Por qué sentella tenemos que darle el crédito a la ansiedad?

¿Entonces hacemos algo porque preferimos hacerlo o porque somos esclavos de la ansiedad?

¿Tú haces una tarea con tiempo porque prefieres ser responsable y salir de esa tarea…o porque sino te da ansiedad?  ¿La misma decisión?  Sí…pero porque tú tomaste el control, no porque sino la ansiedad te da pam pam.

Y así poco a poco la ansiedad es nuestro jefe. Porque comienza en nuestra toma de decisiones y termina asustándonos por cada cosa que no puedes controlar y por cosas que todavía ni han pasado.

Pues yo digo… ESTE EHH!!

 

 

Usa este método para no ser esclavo de la ansiedad

Como viste en el video, aquí tienes la hoja para que la descargues, imprimas y la tengas en un lugar visible y vayas a ella para decirle a la ansiedad…”cógelo suave”.

– Primero pregúntate si lo que estás viviendo es a causa de una decisión que tomaste:

Esto es muy importante, porque muchas cosas que enfrentamos es a causa de decisiones que tomamos.  En este caso, la mejor manera de enfrentar la ansiedad es enfrentando nuestras responsabilidades y hacer lo que tenemos que hacer lo más pronto posible.  Yo he tomado decisiones, como por ejemplo, aceptar proyectos que resultan ser más de lo que podía manejar. En esos casos asumo mis pérdidas y mi responsabilidad y busco cumplir mi parte y terminar mi compromiso.

Hay otras decisiones que nos comprometen de por vida. En ese caso, solo queda cumplir con nuestras responsabilidades y buscar que lo que resta sea lo más positivo posible.

Por otro lado, hay decisiones que tomamos, donde podemos cortar y salir de ese camino…eso sí, tiende a ser difícil y las consecuencias son dolorosas…pero con el tiempo vas a sentirte mejor.

–  Si lo que estás pasando no es a causa de una decisión tuya y no tienes control de cambiar la situación…utiliza los pasajes bíblicos para ayudarte a tener paz.  ¿Porque de qué vale preocuparnos si no tenemos control de lo que ocurre?  ¿La ansiedad resuelve algo?  No.  Pues solo queda confiar y vivir al máximo de nuestras capacidades y nuestras opciones.  Muchas de las personas que han experimentado situaciones con las que no tienen control, terminan descubriendo grandes oportunidades que les cambian la vida.

Si por otro lado tienes el control de cambiar la situación…no te afanes…tarde o temprano tu diligencia va a traer los resultados que esperas…confía.

 

Tú decides…pues seguir la ilustración en el video o puedes bajar a continuación la guía digital para que la imprimas y la tengas a la mano cuando sientas que te ahoga el estrés y la ansiedad.