Dios mio, si no me vas a librar del mal, líbrame de un corazón amargado

 

Por más que traten de decirte lo contrario, la vida está llena de eventos dolorosos. Aveces nos podemos librar de ellos y aveces no.

Cuando no nos podemos librar del dolor, lo que se busca hacer es aprender o usar el dolor para crecer como personas; esa es una de las cualidades más hermosas del dolor…siempre y cuando tengamos el corazón correcto.

Por eso es que a mí me implota la aorta cada vez que escucho un conferenciante o predicador decir que Dios nos hace inmune a todo mal…🐂  💩. Dios nunca prometió eso. Pero sí prometió que no nos abandonaría y que Él sí podía redimir el dolor.

Por eso nos advierte que guardemos nuestra mente (❤️) porque de él mana la vida.

Descubre tu Huella

Comienza el Reto GRATIS y descubre lo que te hace único para impactar al mundo