Enfócate en tus fortalezas sin huirle a tus debilidades

“Enfócate en tus fuerzas”

Es uno de los consejos más populares que vas a escuchar cada vez que decidas lanzarte a hacer algo.

Y es cierto…es un buen consejo.

Pero en mi opinión…se queda a mitad.

Claro, si voy a dedicarle tiempo a algo, se lo dedico a lo que soy bueno, disfruto y me da mejores resultados…lo demás lo puedo delegar.

Pero ¿Hasta qué punto, lo que llamas “debilidades” es en realidad un monstruo al que le tienes miedo y le estás huyendo?

Tú sabes….

  • No no no…hablar en público no es lo mío…hazlo tú y yo me escondo aquí asintiendo con mi cabeza en apoyo solemne.
  • No no no…yo no sé nada de eso de vender, habla tú de dinero y yo me someto…en apoyo solemne.
  • Vete vete y háblale a ella de mí, que eso no es lo mío, y yo saludo desde acá…en apoyo solemne.

Y qué pasa cuando nadie aparezca para hacer por ti lo que no quieres hacer, porque “es tu debilidad” o “no es lo tuyo”.  ¿Qué pasa cuando delegaste tanto y estás tan ajeno a lo que está pasando que te arriesgas a salir perdiendo?

Hay cosas que no son nuestro fuerte…y a la larga es una buena inversión de tiempo delegarlas, pero no porque les tenemos miedo y queremos huir de ellas, sino porque somos estratégicos.

Aprende lo suficiente de las cosas que no son tu fuerte, sobretodo si te asustan.  Aprende lo suficiente para que no te engañen.  Aprende lo suficiente para perderle el miedo.  Aprende lo suficiente para que puedas tomar decisiones con seguridad, en lugar de temor.  Aprende lo suficiente como para no estancarte si de momento tienes que intervenir.

¿Quieres delegar bien tu tiempo para enfocarte en tus fortalezas?  Tus fortalezas son parte de la huella que te hace únic@, te invito a descubrirla juntos…inscríbete abajo para comenzar.

Descubre tu Huella

Comienza el Reto GRATIS y descubre lo que te hace único para impactar al mundo