Lo que NO es Dios

Hablemos de lo que NO es Dios. Porque aveces cometemos el error (y me incluyo) de reducir a Dios a un amuleto o una máquina de deseos.

Seguimos creando ritos nuevos y nos inventamos intercambios con el fin de sentirnos escuchado y comprar el favor de Dios. Entonces aparecen charlatanes vestidos de ovejas para aprovecharse de nuestras supersticiones home-made, porque al final del día preferimos someternos a rituales en lugar de cultivar una relación con Dios.

Adoramos la oración. Adoramos la adoración. Adoramos las herramientas que Dios nos dio porque se nos hace más fácil crear varitas mágicas que someternos a una relación que prueba y moldea nuestro carácter. Por eso Isaías sigue estando correcto cuando dijo: “Este Pueblo de labios me honra; más su corazón está lejos de mi”

Te comparto esta idea, no desde mi pedestal, sino desde mi cuevita luego de ser confrontado y animado a reevaluar mi ❤️.  Sí, porque yo no pienso coger el golpe solo.

Descubre tu Huella

Comienza el Reto GRATIS y descubre lo que te hace único para impactar al mundo